Me gustaría comenzar compartiendo con vosotros mi historia personal y el porqué he acabado haciendo un blog referente a la alimentación, pérdida de peso, deporte

Hace cosa de 12 años yo tenía unos hábitos alimenticios muy poco saludables, comía mal, comía mucho y a deshoras, y si a todo esto le sumamos que practicaba poco deporte y que mis momentos de ocio eran al salir del trabajo ir a comer/beber con la que en aquel momento era mi pareja, todo en su conjunto era una bomba de relojería, que tarde o temprano me pasaría factura.

Soy un chico que mide 1,84cm y con los hábitos que os comento llegué a ponerme en 95Kgrs. y diréis que no es un peso desorbitado, pienso igual, no es un peso desorbitado pero estaba gordito o como se suele decir “metidito en carne”. Tengo amigos que comenzaron así “metiditos en carne” y por no hacerse a tiempo con unos buenos hábitos de alimentación han acabado sobrepasando lo que yo llamo “el punto de no retorno“, que es aquel en el que te miras al espejo y dices:  “Bah!! Ya para qué!!”, y es cuando pierdes totalmente el interés en verte bien o en tener una buena salud. Es por eso que para mí esos 95Kgrs. significaron tanto a pesar de no estar como una bola, no quería caer en eso.

¿Qué hice tras pesarme?

bajar de peso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo primero que hice fue pensar “No quiero ponerme como una bola” y automáticamente comencé a elaborarme una dieta, sin tener que ir a ningún nutricionista ni nada por el estilo. Lo primero eliminar todo tipo de chucherías tanto dulces como saladas, eliminar refrescos y tomar solamente agua, comidas todas a la plancha con una gotita de aceite (pollo, pavo, ternera, verduras, pescado blanco, etc), comencé a incorporar el té rojo, té verde y la cola de caballo en mi vida, y por supuesto combinarlo con deporte. Hacía todo esto de lunes a viernes y el fin de semana me permitía “mis caprichos”.

Comencé a perder peso de forma increíble. Dicen que nuestro peso ideal son las dos últimas cifras de nuestra estatura, pues yo llegué a los 84Kgrs. y no me veía bien aún. Y es que ese “peso ideal” se aplica a cuando tu cuerpo tiene grasas y músculos, pero si no ejercitas estos segundos los 84 kilos que mencionaba antes eran de grasa y es por ello que seguía viéndome mal. Continué con mis hábitos alimenticios nuevos y haciendo deporte hasta que llegué a pesar 71 kilos.

Una vez llegué a los 71 kilos me apunté al gimnasio, me costó porque no me gustaba pero lo hice. Conseguí adquirir una rutina en el gimnasio y comencé a coger masa muscular que era lo que en ese momento necesitaba. A día de hoy peso unos 79 kilos, me encuentro en un estado de forma excelente y continúo con unos buenos hábitos alimenticios, ah!! y si falto un día al gimnasio me siento mal.

“Si pudieses reunir el coraje para comenzar, tendrías el coraje para tener éxito.” David Viscott

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here